miércoles, 16 de mayo de 2012

Una Pinturita

San Martín, Rosas y Perón. Así se llama la obra concebida por el artista Alfredo Bettanin. Se trata de un acrílico sobre tela que se encuentra expuesto en el "Museo del Bicentenario", un emplazamiento ubicado en el antiguo fuerte de la ciudad y aduana Taylor, en la parte trasera de la Casa Rosada, convertido en una especie de santuario del modelo nacional y popular, plagado de contenido ideológico y propagandístico, como ya nos tiene acostumbrados el oficialismo.

La pintura de Bettanin deslumbra en un primer momento por sus dimensiones y su contenido multiescénico en donde se pretende hacer una síntesis de la historia o sucesos más importantes aplicando una visión muy en boga; las antinomias. Oligarquía y pueblo, imperio y patria, patriotas y vendepatrias...

San Martín, Rosas y Perón. Obra de Alfredo Bettanin (1972). Museo del Bicentenario




















 .

LA CONQUISTA de AMÉRICA

En la parte superior a la izquierda del observador aparecen sobre una plataforma los rostros de Isabel la Católica y Cristobal Colón. "De la carabela penden cadáveres que junto a las imágenes de los ejecutados simbolizan la masacre de la conquista española. La espada y la conquista. Los colonizadores descienden de la carabela junto a sus caballos, instalan el cepo como elemento de tortura, someten a los pueblos originarios y adhieren al sistema de esclavitud." Según nos cuenta la correcta interpretación de la obra materializada en el estudio explicativo realizado por los muy bien pagos empleados del museo.

Colón e Isabel de Castilla. Ayer símbolos de civilización, hoy de depravación
El modelo revisionista propone una interpretación  de la historia argentina, comenzando en la época del descubrimiento de América. Se trata de una visión reaccionaria, la cual posee la particularidad de despreciar el acontecimiento de la conquista europea oponiéndose a ese hecho, según la interpretación actual muy negativo. La esclavitud y el uso de la fuerza para someter a los pueblos originarios, es en dónde el revisionismo pone el centro de la escena, rechazando a su vez los sucesos positivos que esa conquista trajo, producto del cual es la sociedad en que vivimos.
Se produce una ceguera en cuanto que se llega a negar de manera muy hipócrita los hechos de civilización que esa misma conquista trajo a estas tierras, renegando de la misma sociedad en que se vive.
El revisionismo rechaza de plano el descubrimiento de América ubicando el periodo pre colonial como el ideal, simplemente porque en aquel momento no existía el dominio por parte del europeo hacia el americano.
La parte farsante de esta interpretación consiste en desear que este hecho nunca hubiese ocurrido, basándose en tener en cuenta el hecho del dominio por la fuerza y la esclavitud, pero a su vez, no reconociendo las ventajas civilizadoras de ese acontecimiento.
De todas maneras, nadie prohíbe a quienes adhieren al revisionismo vestir un taparrabo y vivir como lo hacían los habitantes pre-coloniales.

Esta visión se opone a la interpretación imperante en la época fundacional del país y de los gobiernos vinculados con la aristocracia terrateniente (Desde 1853 hasta 1914). Aquellos incluían la conquista española destacándo los valores cristianos y la civilzación. La época del progreso (cuando progreso significaba incrementar y mejorar los medios de vida de la población). Hoy progreso, significa adueñarse de aquellos medios de vida mediante la justicia distributiva, despreciando de manera absoluta los principios por los cuales aquellos mismos medios de vida fueron creados, sin intentar incrementarlos en más de lo que en aquel momento fue dispuesto.
De esta manera la "conquista del desierto" era vista en aquel momento como la culminación del proceso civilizador iniciado por España en el siglo XV y es visto hoy como la masacre perpetrada por la oligarquía contra los verdaderos dueños de esta tierra. Verdaderos dueños apañados hoy por el discurso, pero que no poseen al día de hoy una solución real ni jurídica, lo que evidencia la impracticabilidad de la ideología reaccionaria contra la conquista europea. Negar la conquista en su totalidad es negar que se es europeo y que la solución llega desde la aceptación del hecho histórico y no desde una farsante negación. 

Volviendo a la obra de Bettanin, encontramos más abajo, un león atacado por figuras de color rojo que echan humo por sus cabezas. Simboliza la resistencia criolla a las invasiones inglesas.
Cerca, Manuel Belgrano aparece rodeado de palomas, tal vez un símbolo de paz, y San Martín agita una bandera celeste y blanca frente a la casa de Tucumán, principio formal y real de nuestra independencia. A su lado aparece la figura de Artigas y los 33 orientales quienes partieron de la costa de San Isidro al momento de la invasión brasileña a la Banda Oriental (1825), al mando de Lavalleja y no de Artigas (que al momento se encontraba exiliado en Paraguay) como pretende el modesto informe.
La placa explicativa del museo nos cuenta que; "en esta como en otras escenas de la obra, los actores socio-políticos locales aparecen como figuras de color íntegramente rojizos". Y es que el color rojo, el color sangre, símbolo de la acción y la violencia con el que el artista identifica su patria, es también el color de los que optan por los medios violentos a la hora de hacer política. Se trata de un pueblo que también en la actualidad y oficialmente (a través de su gobierno) se define desde su oposición a ciertos principios. Pueblo (y gobierno o gobierno con el apoyo de...) que interviene compulsivamente, que impone y no escucha, que decide y no dialoga, que no tiene en miras más que sus propios apetitos y está dispuesto a imponerse sin tener en cuenta los derechos ciudadanos de las minorías.
La acción directa como principio oficial, significa que no hay principios, que se eliminan las instancias de diálogo. Eliminar el diálogo es comenzar a imponer, y el hecho de no tener en cuenta las opiniones de otros actores dentro de una sociedad, es el rasgo principal de la no civilización. Civilidad, ciudad, significa convivencia, significa que las normas que rigen una sociedad han sido convenidas respetando los derechos individuales de todos y de cada uno. El color rojo se opone a la convivencia, es la acción directa y la eliminación del dialogo, y la barbarie como principio. Hoy la barbarie, es oficial...


LA REVOLUCIÓN

San Martín y Tupac Amaru
A partir de aquí se observan varias escenas referidas a los primeros años de la vida nacional. Por ejemplo un San Martín a caballo junto a la imagen del líder Inca Tupac Amaru.
En este caso, se pretende que la gesta de la Independencia pudiera volver atrás el tiempo atrás y hacer desaparecer la conquista española, reivindicando al habitante originario. El triunfo sobre la España de aquellos días, parece tomarse como una especie de revancha hacia lo europeo, más que como la independencia en sí, cuando se sabe que la Revolución de Mayo no fue hecha en nombre de ningún pueblo originario, ni fue realizada por ellos. Se trataba de una sociedad lo suficiente madura como para independizarse políticamente del dominio Europeo, pero que nunca pretendió en la práctica volver a ser un Inca, precisamente porque el criollo mismo, era también europeo. Se hizo la guerra a España por cuestiones políticas, con los medios, la moral y los valores e ideas tomados de la Ilustración y la Revolución Francesa, y no reivindicando a la Pacha-Mama.

Otra de las imágenes referidas al libertador de América, lo encuentra abrazado con el general chileno O'Higgins al momento de la batalla de Maipú. Más abajo, San Martín vuelve a aparecer, esta vez arrodillado venerando la bandera de los Andes, al pie de una de sus montañas.

Rivadavia separa a un San Martín desnudo de Simón Bolivar
Algo más polémica es la imagen en que Bernardino Rivadavia parece separar a San Martín de su colega Simón Bolivar. San Martín aparece desnudo, queriendo significar la falta de apoyo por parte de Buenos Aires a la campaña de Los Andes. Un Buenos Aires que una vez comenzada la Revolución de Mayo, debió enfrentar a las tropas realistas y también a las provincias del interior que se levantaron contra su autoridad después de 1810, cuando nunca lo hicieron durante la dominación española.

En la parte superior de la imagen, vuelven a observarse navíos en la costa, esta vez de nacionalidad inglesa. Según la voz oficial se trata de "naves avanzando sobre el Río de la Plata. Sobrevolándolas, el león ingles, portando su bandera como símbolo de la permanente ambición británica por el dominio de nuestro territorio." Si con la frase permanente ambición británica se refiere, y no puede referirse a otra parte del territorio que no fueran las Islas Malvinas, de las cuales el Reino Unido tomó posesión en el año 1833, puede decirse que es extraño que el propio Juan Manuel de Rosas, quien es indicado por el revisionismo como el defensor de la soberanía nacional, el cual se encontró en el poder desde 1835 a 1852, nunca estuvo interesado por recuperar la posesión de las Islas, y que al momento del exilio, decidió ubicarse en la misma Inglaterra. Esto demuestra lo estrecho de las relaciones entre el Restaurador y el poder británico. Y nos obliga a intentar otra interpretación de lo que fue la defensa de la soberanía en aquella época, en que el acaudalado estanciero ostentaba la representación de las Provincias Unidas en el exterior.

"En un grupo circunscripto a dos paredones pueden advertirse antecedentes de la Revolución de Mayo: el ideario liberal y la revolución industrial, que abría camino a las ambiciones comerciales simbolizadas por la caja registradora. Los libros con ideas independentistas llegan de la Francia napoleónica, simbolizada por el que sostienen los personajes (colorados) locales y sobre el que está parado Napoleón Bonaparte"
Simbolizar el acontecimiento más importante de la era moderna con una caja registradora es otro rasgo de la hipocresía del ideario nacional y popular. Todos los avances en la calidad de vida de la mayoría de la población mundial, todas las comodidades de las que goza el hombre actual, no solamente el acaudalado, sino el hombre medio el cual cuenta con medios de vida por los cuales un aristócrata de siglos anteriores hubiera pagado fortunas. Todo ese aumento de riqueza del que goza la humanidad hoy en día, se lo debe a aquellas ambiciones comerciales inglesas fomentadas por un estado liberal que impulsaba la libre empresa. Sin aquel liberalismo viviríamos en pleno siglo XIX, y muchos de los que hoy reniegan, no gozarían de los artefactos indispensables en sus vidas, no podrían recorrer miles de kilómetros en tan solo una fracción del tiempo que les costaba al hombre pre-revolución industrial, etc., etc., etc...
Con respecto a la Francia Napoleónica, la restauración monárquica no tardó en llegar, ni bien se neutralizó el aparato militar del célebre corso. El mismo Napoleón borracho de poder habíase proclamado Emperador a la manera de los romanos. La propia revolución Francesa hecha en nombre de los más nobles ideales humanos, pronto se transformó en un baño de sangre, debido a que delegó todo el poder de decisión a una asamblea.


OBLIGADO y EL MITO de la SOBERANÍA

Un lugar en la escena ocupa el magnificado combate de la Vuelta de Obligado (20 de noviembre de 1845), del cual se pretende hacer una bandera de la soberanía nacional contra la permanente ambición de dominio por parte de las potencias extranjeras...
Soldado Federal expulsa de un puntapié
a un comerciante inglés
Debe recordarse en este punto que muchos ciudadanos argentinos se encontraban exiliados (cuando no degollados) debido a la tiranía del Restaurador. Fueron aquellos ciudadanos los que impulsaron aquel bloqueo queriendo recuperar por la fuerza, lo que por fuerza se les había quitado.
Localizar la patria en uno de esos dos bandos resulta un tanto injusto, máxime cuando los métodos empleados por la patria son los de la fuerza a prima facie, eliminando toda instancia de diálogo. Por algo Rosas es modelo de los gobernantes actuales...

En la imagen aparece la cadena apostada por el General Lucio Norberto Mansilla, con el objetivo de "impedir el paso de naves francesas e inglesas por el río Paraná hacia el noroeste de nuestro país, dónde pretendían imponer sus pretensiones comerciales". Completa la escena un soldado federal echando de un puntapié a un comerciante ingles. Suerte que aquellas cadenas no impidieron el paso de las naves y así los puertos interiores pudieron comerciar libremente sin tener que someterse por esa vez al control e imposición del centralismo porteño. Esta fue una de las causas por las cuales parte parte del litoral se levantó contra Rosas años más tarde con el fin de dar una constitución al país.


DESPUÉS de ROSAS

La etapa de la vida del país que comienza con la caída de Rosas tras la batalla de Caseros (3 de Febrero de 1852) es representada por los símbolos reales del progreso pero obviamente, con una connotación negativa; "barcos a vapor surcando el mar y el ferrocarril que avanza sobre una plataforma connotan el avance del imperialismo británico sobre la Argentina, simbolizado otra vez por el león inglés, tras la batalla de Caseros (simbolizada por el Palomar)."
En 1842 se presenta el primer proyecto para construir un ferrocarril en Chile en la ciudad de Valparaíso. Tras nueve años de gestión la ciudad de las minas de plata ve entrar a la Copiapó, la primer locomotora. Paraguay comienza la construcción de sus primeras lineas ferroviarias en 1854. En Argentina cinco años tras la caída de Rosas, La Porteña, primera locomotora argentina, comienza a echar humo. Muchos son los que parecieran preferir seguir andando en carreta con tal de no propinar rentas al capital inglés. Antes al igual que hoy, se necesitó de capitales foráneos para mejorar las condiciones de vida de toda la población. El autoabastecimiento y la autarquía económica ha sido desde siempre, uno de los discursos demagogos nacionalistas más efectivos a la hora de enorgullecer a las masas.

Para continuar con las alusiones a Gran Bretaña tenemos "su bandera en forma de triángulo masónico, cuyos vértices lo forman los aliados vernáculos del imperio: Urquiza, Mitre y Sarmiento. Sobre la cabeza de Mitre, el caudillo catamarqueño Felipe Varela. Sobre la de Sarmiento el caudillo riojano "El Chacho" Peñaloza. Varela se enfrentó a Mitre en tanto que Peñaloza murió asesinado por mandato de Sarmiento."


La oposición: A la derecha Bartolomé Mitre y sobre su conciencia el caudillo Felipe Varela. A la izquierda Sarmiento y el "Chacho" Peñaloza. Cierra el tridente Justo José de Urquiza. Por detrás un león símbolo del Imperio Británico.









Si hay algo de curioso es que ninguno de estos tres políticos estableció más fuertes lazos con el imperio británico que el gobernador y representante de las Provincias Unidas del Río de la Plata, Juan Manuel de Rosas. Por otro lado Sarmiento, aunque se manifestó a favor del asesinato del caudillo Peñaloza, una vez ocurrido este, había sido separado del frente de las milicias al momento del hecho con lo cual nunca pudo haber dado la orden de su ejecución.


EL SIGLO XX

Sigue la linea de esta obra, alusiones a los ataques de la Liga Patriótica contra huelguistas y militantes anarquistas, los fusilamientos de José León Suarez de 1956 perpetrados por la "Revolución Libertadora", la profanación del féretro de Eva Perón, la "oligarquía ganadera" y la extracción del petroleo por parte de compañías extranjeras.

Tres sucesos: La explotación petrolera por parte de empresas extranjeras
tras el golpe a Yrigoyen, la profanación de la tumba de Eva Perón y
Los fusilamientos de los basurales de José León Suarez

La imagen central del cuadro está formada por "una mujer desnuda, herida y estaqueada, que simboliza a la patria. Con su brazo apuntalado mediante estacas, que pese a su estado moribundo es mantenido en alto abriendo su mano para sostener en su palma, premonitoriamente, a Eva Perón." 
Eva Perón parece ser lo único que se salva, el  ángel salvador de una patria perdida, y que mal si la vida de una nación dependiera de las dádivas de una sola persona. En fin...

La Patria salva a Evita


LIBRE ASOCIACIÓN

Por último las figuras alegóricas que dan nombre a la pintura intentan acercar la figura de San Martín con Rosas y Perón, aludiendo al hecho de su cercanía al pueblo y el rechazo de los intereses extranjeros. 

San Martín representado junto al pueblo

El nacionalismo en su máxima expresión, la obra de un artista cuyo pincel puede expresar como un calco el sentimiento de las masas. La visión de una realidad que antepone las corazonadas y evita realizar un mínimo análisis de tipo reflexivo y racional. De esta manera se configura una realidad que existe solo en la mente de quienes la piensan o mejor dicho, la sienten. Es la construcción de una realidad totalmente sesgada, diferenciando entre buenos y malos, y sin matices intermedios. Una visión que rechaza el análisis y ya se encuentra circunscripta de antemano, evitando inmiscuirse e investigar los hechos con objetividad.
Podríamos preguntarnos acaso si los ferrocarriles solo sirvieron para que sus inversores ingleses extrajeran sendos dividendos, o bien tuvieron una utilidad que ayudó al crecimiento y desarrollo material del país. Así también se puede llegar a cuestionar si el capital productivo en manos del Estado ha resultado de buen provecho para la población argentina.. 
Juan Manuel de Rosas entre gente de clase baja
Las antinomias, el hecho de diferenciar entre buenos y malos, pueblo e imperio; obliga de antemano a catalogar a cada uno de los actores sociales en una de esas dos categorías, realizando una comprensión de los mismos por afinidad. Esta es la causa por la cual llega a relacionarse a tres personajes tan disímiles como los que dan nombre al cuadro de Bettanin. Los mismos han vivido en una época diferente, han tenido diferentes motivaciones y han servido distintos intereses y hasta enconados entre sí. Si bien se entiende que la persona de San Martín es moralmente indiscutible, aunque esto no le quita humanidad. Es que el de Yapeyú representa la figura que da nacimiento a la patria, actuó solo al momento fundacional y exclusivamente contra la potencia extranjera de la cual se debía emancipar. No puede decirse lo mismo de Rosas, desertor en las fuerzas, se dedicó a amasar su fortuna al momento que otros perdían las suyas y hasta sus vidas mismas. Protagonizó la época de mayor polarización social y llevó a cabo una persecución sangrienta a todo opositor. Pero acaso lo que lo acerque a Perón es la persecución en contra de las clases dominantes de la sociedad hasta entonces. Rosas, estanciero, hombre de campo, rechazaba al refinamiento unitario, hombres de letras todos ellos. Se asemeja al slogan peronista de "alpargatas sí, libros no". 

Juan Domingo Perón y su movimiento
Aparece aquí mas claro el hecho de definirse por contraposición. Tanto Rosas como Perón se opusieron a la clase o modelo dominante que les precedió en el poder. Ambos fueron a su manera intolerantes con aquella oposición, y utilizaron para conservar su poder, tantos medios posibles como la época en que vivían les permitió utilizar. La cuchilla o la expropiación. Ambos apadrinaron a las clases bajas para construir poder, pero debe entenderse que Rosas sirvió el interés de la clase ganadera porteña y solo se valió de las clases bajas como elemento accesorio para ejercer su tiranía. A menudo  las criadas negras oficiaban de espías de sus amos y llegaron a convertirse en delatoras del regímen. Necesitando oponerse a la clase acomodada (sin dejar de serlo él), el gobernador Rosas, debió indisponer a las clases más bajas contra ella. A diferencia del estanciero, el General Perón, se aplicó de lleno contra la aristocracia agro-ganadera, basando su poder en la adhesión de las masas obreras y patrocinando (con lo recaudado del campo) un incipiente sector industrial.

Es en este caso el interés de cierta clase (la más baja) lo que se pone como centro de relevancia. El pueblo es la referencia por la cual se diferencia el bien y el mal. Pero la palabra pueblo denota a su vez un significado de exclusividad, es pueblo quien se siente parte de un todo y comparte con la mayoría modos de sentir y pensar, un nivel socioeconómico determinado y cuando no, cierta procedencia de clase trabajadora o baja. Por lo tanto el pueblo es hoy quien tiene la voz oficial y autoridad (la clase de autoridad que existe en un país como la Argentina) para determinar que es el bien y que es mal, que se ha hecho bien y que se ha hecho mal, quienes han sido grandes estadistas y los que no, traidores a la patria.
Pero como revela el pensador español José Ortega y Gasset, la masa o el pueblo, es por definición, lo que no puede dirigirse por si mismo. Por lo tanto cuando el curso de la historia los pone en el centro de la escena (como ha ocurrido por primera vez en el curso de la humanidad a partir del siglo XIX) lo hacen a través de un representante de masas. Es la protección, entonces, que brinda el dirigente a esta clase de la sociedad, la que referencia el bien y el mal dentro de la misma. 
De esta manera el pueblo que todo lo espera de su salvador, pone en centro de la escena a los hechos y personajes que los han beneficiado (por principio o demagogia) sin interesar los costos que han tenido que incurrir otros sectores de la sociedad. Sin interesar las acciones que este representante haya tenido que realizar (siempre perjudiciales para otros sectores), el pueblo los eleva a la categoría de santos, dando por resultado una visión irreal, y siempre contradictoria. Es la visión de la gente que nunca se ha interesado por conocer la verdad objetivamente, y es hoy la visión oficial...


12 comentarios:

  1. artículo bastante superficial. buenas intenciones, pero falta reflexión y superar las etiquetas que pretende criticar. bastante malo. saludos, José G.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. José G. (o señor anónimo):

      Entiendo que dado su supuesto nivel de erudición, el artículo pueda resultarle malo, superficial e incompleto. Tal vez no haya entendido el mensaje, y le aseguro que se trata de algo muy difícil resumir toda una ideología a través de una obra de arte. Mi publicación no intenta completar sus pretensiones intelectuales, para ello, se supone, le tendría que bastar con su propio esfuerzo. Trato de adaptarme al formato de un blog en dónde expongo las ideas principales. Muchas de estas ideas están desarrolladas en otras publicaciones del mismo.
      Hubiese sido bueno que intentara debatir alguno de los puntos que planteo, y no solamente rechazar de plano el artículo.
      Lo invito a que exponga sus conocimientos y reflexiones las cuales, usted juzga, faltan en mi publicación. Es muy posible que de esta manera todos nos beneficiemos al momento de usted compartir sus conocimientos.
      Quisiera saber si es capaz de articular una idea, una noción o un pensamiento, con la misma liviandad con la que descalifica, aunque me da la sensación de que sería incapaz de hacerlo.

      Gracias por comentar, Saludos.

      Eliminar
  2. JUAN MANUEL DE ROSAS UN TIRANO DICTADOR!

    ResponderEliminar
  3. ¡Demagogia en estado puro, Rescato a San Martín,a los aborígenes que estos personajes dicen defender los tienen a hambre y miseria.retórica,nacionalismo de escritorio. de donde nacieron¿ de un repollo¿ son los salvadores,que vinieron ayer,su legado está a 10minutos de la Rosada,hablan de "imperialismo" y mandan a sus hijos(hacen bien) a estudiar en colegios ingleses.(Tupác)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. EL CUADRO; UNA REVERENDA GRASADA VOMITIVO; COMO TODA LA KULTURA DE MIERDA "KAKA" NAUSEA

      Eliminar
  4. Hola Leandro, aunque estoy completamente en la vereda de enfrente en cuanto a tu visión de la historia argentina y me encuentro más cerca del sector denominado "revisionista", aplaudo este tipo de iniciativa que invite a discutir las distintas visiones que cada uno de nosotros tenemos de la historia. Te repito que no concuerdo en la mayoría de los puntos que objetás a la pintura, a la que encuentro más como una "estampita religiosa" por lo cerrado del discurso que presenta. De todas formas, creo que las antinomias en este país no son un fenómeno reciente y están en el ADN de nuestra gente, sin ir más lejos, el libro más influyente del siglo XIX tiene como subtítulo la siguiente frase: civilización y barbarie.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Javier!! Me alegra mucho encontrar este tipo de comentarios de gente que tiene ganas de pensar la Argentina y la historia del país sin necesidad de confrontar. Te digo que entre las cosas que me causaron rechazo cuando visité el museo del bicentenario este cuadro es lo que más me impactó, tal vez por su contundencia gráfica. Es excelente desde el punto de vista artístico, pero creo que demuestra una moral infantil dónde se pretende encerrar toda la historia argentina, separar entre ángeles y demonios, y consecuentemente dejarla estática y fuera de discusión. Lamentablemente, no es solo la visión del artista, sino que recoge en gran parte el ideario de un buen sector de la población que se maneja con conceptos vagos y antinómicos (es más fácil definirse por oposición a algo que explicarse a sí mismo).
      Toda la razón tenes Javier, el escrito más célebre de la literatura argentina presenta en un mismo país a dos realidades que son por naturaleza irreconciliables.

      Saludos y Gracias por comentar!!

      Eliminar
  5. "nadie prohíbe a quienes adhieren al revisionismo vestir un taparrabo y vivir como lo hacían los habitantes pre-coloniales" ¿? Algunos datos: Al momento de la conquista algunos centros ceremoniales Mayas tenían letrinas para sorpresa de los europeos que siguieron siglos arrojando sus heces por las ventanas de sus casas con la sola advertencia de "¡Agua va!", su astronomia, calendarios y matematicas eran mucho más perfectos que los europeos de la misma época. Que sabriamos mucho más si no hubieran quemado la casi totalidad de sus maravillosos libros que, pintados en pergaminos de venado, expresaban aspectos de la cultura de los antepasados de más de 5 millones de Mayas. Que los incas tenian 4 sistemas diferentes de escritura y sistemas constructivos e hidraulicos de avanzada... podria seguir horas... Lo que se cuestiona son las formas, ambas culturas podrían haberse amalgamado y hasta nos hubieramos ahorrado varios años de evolución, pero no, arrasaron con pueblos enteros y usurparon todo un continente. La tan divulgada idea de una amplia brecha cultural no es cierta y sçolo sirvió para suavizar el genocidio cometido. Disculpame Leandro, pero, además, no por criticar a los nazis hay que hacerse judío. Es verdad que es muy facil pasar de una subjetividad o otra, pero a mi en la escuela me hicieron pintar a la niña, la pinta y la santa maría y realmente no creo que sea el tipo de instrucción más atinada. El resto... Bettanin es peronista, su ideología esta representada toda. Besos, Lorena.

    ResponderEliminar
  6. no lo conocia para nada, ayer lo vi personalmente en el museo del bicentenario y quede flasheado.
    me parecio q tiene una onda muy frida kahlo. para mi es espectacular. el cuadro es anterior al 76 y ahi estaria faltando una de las partes fundamentales de la historia argentina del siglo xx.
    saludos claudio

    ResponderEliminar
  7. Me tome el trabajo de leer un post que desde un principio es muy mal intencionado, una obra es valorable por su contenido, en definitiva, cultural, sea simpatizante o no de una fraccion politica. VERGUENZA da cuando alguien, quien fuese y de donde fuese, desprecie cualquier manifestacion artisitica. BRUTO E IGNORANTE, es tambien quien avala el genocidio mas grande de la historia, el americano, creyendo que es "civilizacion" aquello que dentro de su lenguaje figura la palabra contaminacion y tratando de no civilizados aquello a quienes su existencia no supondria un peso para el planeta. Una frase, "Hasta que las historias de caceria sean escritas por el leon, los cuentos van a glorificar al cazador". Apoyo el REVISIONISMO, y espero, que como en esta pintura, las voces de los cazados puedan ser nuevamente escuchadas y la voces de los leones justamente JUZGADAS.
    Fabricio Ridissi

    ResponderEliminar
  8. Viva la Patria y sus Patriotas, a pesar de todo el odio, el veneno, la traición y la mediocridad de argentinos con infinita minúscula como varios de ustedes. Sigan repitiendo el relato mitrista mientras se marchitan y la descolonización de nuestras mentes florece.

    Hermoso cuadro. Sin compartir la perspectiva del autor del artículo, agradezco la gentileza por subirlo.

    Un humilde argentino Federal y Americano

    ResponderEliminar
  9. Solo un cipayo anti patria puede honrar al tirano de Rosas.

    ResponderEliminar